jueves, 12 de marzo de 2009

Jerga médica

Un tipo de jerga profesional es la empleada por los médicos. En este caso, es muy usual la introducción de tecnicismos, que son términos particulares de cada rama de la ciencia, y el uso masivo de siglas. De esta forma, muchas de las palabras son desconocidas para todos aquellos que no son expertos en la materia, es decir, que no tienen conocimientos previos en relación con la medicina.
El origen del lenguaje médico se remonta a la Grecia clásica. Por este motivo, una gran parte del vocabulario médico proviene del latín. A esto hay que añadir la contínua adaptación de extranjerismos.
Sin embargo, ante la dificultad que este hecho nos supone a los pacientes, algunos autores, sobre todo los traductores, subrayan las ventajas de utilizar este vocabulario:
El lenguaje empleado en los textos médicos es universal. Por esto, a la hora de la traducción a diferentes lenguas, es mucho más cómodo.
Otra facilidad que se le presente al traductor es que el léxico médico mantiene sufijos y prefijos provenientes del griego y del latín y que por lo tanto, se mantienen invariables en diferentes lenguas.

Todos los términos de la jerga médica presentan un equivalente en la lengua común. Las principales características del lenguaje médico, tanto hablado como escrito, son:
- El empleo de extranjerismos: los más frecuentes son los anglicismos, como muestra de la influencia del inglés en el lenguaje médico. Algunos ejemplos de extranjerismos castellanizados son: estrés, escáner, estándar.
- El empleo de neologismos: son términos que se incorporan a una lengua por la aparición de “nuevos objetos”, son muy usados para expresar enfermedades o intervenciones terapéuticas.
- La retórica es otro aspecto muy común en los médicos, porque se sirven de frases muy largas, provocando la falta de concentración en los pacientes.
- Las siglas. Este método es muy frecuente en el lenguaje escrito sobre todo. Algunos ejemplos son: HPV (herpes papiloma virus), DIU (dispositivo intrauterino), UVI (unidad de vigilancia intensiva) o SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida)
En el siguiente artículo del periódico digital “20 minutos”, podemos ver cómo es necesaria una traducción de las palabras propias de los médicos que tanta dificultad nos supone cuando pretendemos descifrar nuestro particular diagnóstico:

Los médicos tendrán que ‘traducir’ su jerga cuando nos atienden
Un estudio revela que su lenguaje es difícil de comprender para la mayoría de los usuarios. El SAS ya ha tomado cartas en el asunto
Raquel Ruiz. 10.03.2005
Siglas de la tabla periódica como Na (sodio) o K (potasio) y términos del tipo creatinina, prión o infiltrado radiológico desaparecerán pronto de los informes médicos.Un estudio científico realizado con 166 altas hospitalarias de centros de Jaén, Almería y Albacete ha revelado que el lenguaje que usan los médicos es casi imposible de entender para la mayoría de los pacientes.
El SAS ya se ha puesto manos a la obra. La Consejería de Salud ha remitido este documento a los colegios de médicos provinciales para que, de aquí en adelante, la jerga de los facultativos se adapte al nivel medio de comprensión del usuario.
Como segundo de ESO
El rasero de dificultad utilizado en el estudio es el de un estudiante de primero o segundo de enseñanza secundaria obligatoria, 12 ó 13 años. Los médicos admiten que son conscientes de que la capacidad de comprensión de sus pacientes es limitada, pese a lo cual no suelen tenerlo en cuenta.
Palabras «blindadas»
La dificultad para entender la escritura de los facultativos está tanto en la forma como en el contenido. Al tan conocido problema de la «letra de médico» hay que añadir la utilización de las llamadas palabras «blindadas». Son términos de la jerga científico-médica, como siglas, dolencias específicas o determinados tratamientos, que resultan incomprensibles para el común de los mortales.

Este vídeo de “youtube” refleja la relación existente entre médico-paciente y la forma de dirigirse el primero hacia el segundo.
URL: http://www.youtube.com/watch?v=6zE4qJ-mdqc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada